Buscar propiedades

Listado de novedades

Junio 16 de 2017

Créditos UVA: ¿Conviene sacarlos a 30 años?

Cuando a mediados de abril el Gobierno impulsó el lanzamiento de los créditos UVA a 30 años, la extensión del plazo se ofreció como una estrategia para "abaratar la cuota". Pero con los valores actuales de inflación, ¿conviene sacar un crédito hipotecario a 30 años? Para una persona que gana más de $23.000 pesos la diferencia en la cuota entre un crédito a 20 o 30 años roza apenas los $1.000 en el crédito promedio.

La escasa diferencia entre sacar un préstamo a 20 años de plazo o arriesgarse a endeudarse por 10 años más explica por qué la mayoría de los interesados hoy se vuelcan a los préstamos más cortos. "Prácticamente todos los créditos que otorgamos en UVA son a 20 años", afirma Alejo Espora, economista jefe del Banco Ciudad, la segunda entidad con mayores colocaciones de créditos que ajustan por inflación, y para la cual los tradicionales UVA ocupan el 70% de su cartera de créditos hipotecarios.

Coinciden en el Nación "la diferencia es mínima en la cuota pero varía significativamente en función de los ingresos". La explicación se ilustra con un ejemplo. Para adquirir un departamento usado de 50 m2 en la Ciudad de Buenos Aires, cuya cotización en pesos promedia hoy los $1.680.000 y teniendo en cuenta un préstamo de $1.000.000 (que según los bancos es actualmente el monto promedio prestado) para un crédito bancario UVA a 30 años el interesado debería contar con ingresos formales por al menos $17.963. En cambio, si para el mismo caso una persona buscara acortar el plazo a 20 años debería contar un sueldo $5.236 mayor, es decir, debería percibir al menos un salario de $23.199. Las condiciones son muy parecidas entre los bancos.

"Para la clase media trabajadora, el plazo de 30 años puede convertirse en la clave que les permita acceder al monto necesario para comprar la vivienda", sostiene Espora. En los bancos líderes privados, con una clientela que cuenta con clientes de mayores ingresos, ofrecer el plazo de 30 años no les resulta relevante. "El UVA a 30 años no es negocio para nuestro clientes. La mayoría de los que acceden a nuestros créditos cuentan con ingresos que les permite un plazo a 20 años a una cuota que les resulta accesible, por eso desistimos de ofrecer ese plazo mayor", explica el economista jefe de un banco privado extranjero.

Todos los bancos ofrecen achicar el plazo del crédito hipotecario a un total de 10 años, pero la vara de este plazo es muy elevada. Siguiendo el ejemplo anterior, se necesitarían ingresos mensuales por al menos $ 39.555 y la cuota prácticamente duplica a la que se obtiene a 30 años.

En tanto, para el plazo a 30 años sólo podrán acceder aquellos cuya edad promedian los 35 años, o matrimonios en los que uno de los miembros tiene esa edad o menos.

En el caso del banco Hipotecario el plazo máximo que ofrece en UVA es 15 años. "La razón por la cual por ahora sólo ofrecemos a 15 años es por el fondeo y calce, pero además este es el plazo elegido por la mayoría de nuestros clientes hoy que se vuelcan por el menos plazo por una cuestión de previsibilidad", explican en la entidad.

Para quienes no confíen en que las promesas del Gobierno de que la inflación bajará en los próximos años, también existe la línea que ideó Carlos Melconian, "Nación tu casa". Este crédito se toma por los primeros tres años a tasa fija y luego varía en función de la inflación y el coeficiente de variación salarial, si se es cliente del banco. En el caso de la propiedad de $1.680.000 y para un préstamo de $1.000.000, los ingresos exigidos son de al menos $44.830 a 30 años (con una cuota de $ 13.449) y de $ 46.380 a 20 años (cuota de $ 13.914). Más excluyente se vuelve el crédito si se aspira a un plazo de 10 años: se exigen ingresos netos por $ 55.841 con una cuota de $ 16.752.